Javier, el artesano

Acaricio los dedos del Hijo destronado en el taller desdentado de ‘ las imágenes inertes’ donde habita el surgir de la más honda humanidad.

Me ha invitado a entrar y a cada paso que doy el espacio se vuelve tiempo y la calle adoquinada se levanta tras de mí. Mientras escucho al maestro hablar de su viejo oficio, la calle ha estallado en mil espacios por la que transitan burros, mulas y bueyes sobre el ahora camino de polvo, sal y esperanza.

Sin saberlo, somos amigos desde que nos vimos, de una forma primigenia somos amigos desde ese día. Intento comprender a los hijos de esta tierra que es la mía. A los frutos del mar y la tierra. Y si escuchas a Javier, si estás atento sabrás que detrás de su voz y sonrisa está oculto el polvo y la sal. Seguro que no es casualidad que esté en la calle del ‘monstruo de la naturaleza’, como Cervantes dijo de Lope, hablando con el maestro. Viendo y oliendo el surgir de los tiempos, porque desde aquí la calle, que está a un paso, es ahora el infinito y desconocido espacio donde habitan las bestias.

Javier, sigue siendo el primer humano que habita en la cueva de las sombras y que con el fuego de su imaginación, desde sus manos, alumbrará los primeros signos de la humanidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *